2011-02-11 11:25:11 Por: Redacción

Malinas, ciudad eclesiástica

Posee un amplio patrimonio de valor histórico

Malinas, ciudad eclesiástica

Malinas, ciudad eclesiástica

Malinas, a sólo 25 kilómetros de Bruselas, es la capital eclesiástica de Bélgica. Es una ciudad pequeña, muy acogedora, con un importante valor histórico. Está presidida por su Torre de San Romualdo, en estilo gótico tardío, el símbolo de la ciudad que se divisa desde la lejanía.La torre vigila desde lo más alto los trescientos monumentos de la villa, entre los que se encuentran ocho iglesias históricas en el corazón de la ciudad que albergan lienzos de grandes maestros como Rubens o Van Dyck.Destaca en el patrimonio arquitectónico el campanario de la Lonja de los Paños (actual ayuntamiento), que data del siglo XIV, el campanario de la catedral de San Romualdo y el Gran Beaterio, inscritos en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO, o la Real Manufactura De Wit y la Escuela Real de Carillón, la más antigua institución y la más célebre en su género.La Plaza Mayor está repleta de edificios históricos con importantes fachadas. Está dominada por la estatua de Margarita de Austria, que gobernó la ciudad durante el periodo borgoñón. El edificio más imponente es el Ayuntamiento, situado en el antiguo Salón de los Tejidos.Muy cerca está la Catedral de San Romualdo, cuya parte más destacada es su imponente torre, una de las más bellas de Flandes. Domina la ciudad desde sus 97 metros de altura y en ella se encuentran sus dos famosos carillones con 49 campanas.Otros puntos de interés turístico de la ciudad son la iglesia de San Pedro y San Pablo, una antigua iglesia jesuita, la iglesia de San Juan y la iglesia de Nuestra Señora de Dijle.

La torre de San Romualdo es reconocida por la UNESCO como patrimonio del mundo. Para ascender a ella hay que subir más de 500 peldaños. Arriba se puede disfrutar de un precioso panorama que hará que el esfuerzo haya merecido la pena.

Comentarios
Malinas, ciudad eclesiástica