Mantener la llama encendida con tu pareja no solo está en el sexo. Te decimos por qué

Mantener la llama encendida con tu pareja tras varios años de relación puede ser uno de los retos más grandes que todo matrimonio o noviazgo debe enfrentar.

Soy muy pocas las relaciones que no pierden el deseo sexual entre sí después de mucho tiempo: la rutina, la monotonía y hasta la falta de tiempo o atención son factores que pueden tornar tu intimidad en la cama en un verdadero glaciar.

LEE: 5 formas en las que el uso del celular puede arruinar tu relación

Por ello, a continuación te damos 5 tips para que te reencuentres con todos los detalles y momentos que encendieron ese fuego sexual que ahora extrañas:

1. Tu problema sexual muy probablemente está fuera de la cama

Enfrentarte el estrés diario de la escuela o el trabajo puede sin duda desaparecer tus ganas de intimidad, a tal grado que las preocupaciones y el mal humor no salen de tu cabeza.

Sin embargo, los problemas de líbido casi siempre se deben a un malestar interno y no porque tu deseo sexual por tu pareja haya desaparecido. La recomendación es sentirte mal.

2. El estado de tu relación habla en silencio

Piensa qué han dejado de compartir, qué les está haciendo falta ahora que antes sí hacían. Todo ayuda, desde una simple sonrisa mutua hasta, por qué no, una escapada de la ciudad sin los niños para reencontrar la pasión.

3. ¿Qué sucede en tu vida?

Si estás estresado o de mal humor, es poco probable que pienses en intimidad. Los problemas de libido casi siempre son provocados por un malestar interno y no porque a las personas les deje de gustar su pareja. La recomendación es que te des un tiempo para analizar lo que te está estresando y dejarlo pasar, no apegarte a él. También ayuda pensar en formas alternativas al sexo, echa a volar la imaginación.

4. No te obligues a hacerlo

También es válido que des un pequeño respiro a tu vida sexual para poder solucionar las cosas que te alejaron de ese deseo. No se trata de hacerlo todas las noches, a cambio, podrías ducharte con tu pareja, darle un masaje o prepararle una cena romántica, la idea es fortalecer el vínculo tanto interior como exterior, y todo volverá a ser colorido gradualmente.

5. ¿Aún te gusta la forma en que tienen sexo?

Aunque parezca extraño, en realidad es algo muy frecuente que un encuentro sexual fallido sea el supresor de la llama íntima, lo que ocasiona que dejes de pensar en tener relaciones. Para evitar la monotonía del momento, puedes buscar algún juguete sexual, probar condones de distintos sabores e incluso tomar ciertos juegos de rol, pero nunca, nunca, dejes de innovar a la hora de la hora.