Por qué sí y por qué no borrar las fotos con tu ex

¿Es bueno borrar digitalmente lo que algún día existió?

Vivimos en una era digital donde nos gusta exhibir nuestra vida privada en las redes sociales con fotos para que las personas se sientan identificadas con lo que publicamos a través de nuestro Facebook o de Instragram. Estamos en la era que relacionamos literal, nuestro perfil en internet a nuestra propia vida, donde en vez de atesorar nuestros recuerdos en nuestra memoria es necesario almacenarlos de forma digital.

 

Las personas hoy en día creamos un vínculo de intimidad con nuestros dispositivos móviles donde creemos que eliminar unas fotos en las redes pueden ayudarnos a eliminar una parte de nuestra memoria, que representa la nostalgia, la rabia o el sufrimiento.

 

Borrar digitalmente las pruebas del amor que algún día existió entre dos personas es una cuestión de debate que ponen, en duda, según las personas, la madurez de quien sufrió el desamor. Para que no exista duda te dejamos el pro y las contra de borrar las foto con tu ex.

 

¿Por qué borrar las fotos?

Estas en todo tu derecho de borrar alguna foto de tu ex-amor. No tienes porque sentirte inmadura o avergonzada de lo que puedan decir. De hecho, estudios científicos aseguran que borrar las fotos de tu ex pareja hacen que sientas alivio y liberación.

Muchas personas aseguran que una vez que borraron las fotos volvieron a tomar las riendas de su vida. Otras personas ven el borrar estas fotos como una despedida de lo que ya fue. 

Más que una liberación de peso, inconscientemente estamos dejando el pasado atrás y nos estamos abriendo a la posibilidad de empezar desde cero.

 

¿Por qué NO borrarlas?

Por otro lado, otros expertos en el arte de las relaciones digitales consideran que ante una ruptura de relación es imprescindible normalizar nuestra vida lo más rápido posible y evitar las conductas destructivas.

Al borrar tus fotos puede encontrar malas jugadas de tu mente pues puedes alterar la realidad que tal vez no sucedió de una manera para bien o para mal.

De hecho si mantienes tus recuerdos pero le pones un punto final de algo que algún día existió te hará revivir la separación la ruptura, el sentimiento de despecho y esto facilitará que lo olvides.