Hervás, ciudad de templarios

Hervás, ciudad de templarios

Hervás, ciudad de templarios

La localidad de Hervás surge en el siglo XII a partir de una ermita situada junto al río Santihervás, de donde proviene su nombre, edificada por los templarios. En el siglo XV se estableció la comunidad hebrea junto al río Ambroz. Estaba constituida por 45 familias de las que, en 1492, se exiliaron 14, aunque retornaron algunas en 1494. Hervás perteneció al ducado de Béjar desde 1396, pero obtuvo el título de villa en el año 1816, simbolizado por el rollo.De esta época medieval llega hasta nuestros días su barrio judío, declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1969. La judería, situada en el noroeste de la población, es una mezcla de casas de adobe y madera de castaño, callejuelas laberínticas, estrechas y tortuosas, empedradas con cantos rodados del río Ambroz. Hervás pertenece a la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad, junto a otras ciudades como Cáceres, Toledo, Córdoba, León o Barcelona. Junto a la judería se encuentra el puente medieval de la Fuente Chiquita, en cuyo pretil puede verse una imagen yacente de D. Alonso Sánchez, de finales del s. XIV.El convento de los Trinitarios fue fundado en 1654 por doña María López Buigalés y en un principio constaba de una ermita con diez habitaciones. Años más tarde, en 1682, se comenzó a construir la iglesia cuyas obras concluyeron diez años más tarde.Posee un retablo del s. XVIII, con la virgen y la Trinidad en lo alto. Tiene tres capillas dedicadas a santa Teresa, san Miguel de los Santos y san Juan de Mata respectivamente, con óleos y esculturas. El edificio ha tenido diversos usos a lo largo de la historia, como Ayuntamiento, escuelas o cárceles, siendo desde el año 1896 la parroquia de San Juan Bautista.