¿Tuviste una primera cita horrible? ¡No te desanimes!

Cuando estamos por tener una primera cita es normal sentir un poco de nerviosismo e incertidumbre, sin embargo, un poco de tiempo y calma seguramente mejorarán las cosas y ¿por qué no? Podremos tener una segunda cita mucho mejor que la primera.

Si la persona con quien saliste te gusta mucho, pero nada más no fluyeron las cosas podrías intentar un segundo encuentro en el que ambos no estén tan estresados. Te recomiendo que vayan a un espacio abierto donde puedan hablar y conocerse, pues si únicamente van al cine o a un antro ruidosísimo, no podrán hablar ni conocerse.

En lugar de ello, pueden ir a tomar o comer algo tranquilos y tener una nueva primera cita. Deja que las cosas fluyan de nuevo y comiencen por lo básico de cuando conoces a una persona. Tú sabes, bandas y películas favoritas, comidas preferidas, gustos en general.

Eso hará que la tensión se pierda poco a poco y las cosas puedan darse naturalmente. Claro que si te das cuenta que a él no le importa tener una segunda cita contigo, no le insistas, enfoca tus energías en otra cosa y no te claves, todo el tiempo ocurren situaciones como esas.

El problema no eres tú, ni es él, probablemente no sean compatibles o él esté pasando por un momento complicado en su vida, nadie lo podrá saber a menos de que hablen claro.