La clásica mascarilla de arcilla verde

Mascarilla verde

Exfolia tu piel con la mascarilla de arcilla verde.

La mascarilla clásica que vemos en televisión es la de arcilla verde, ¿cómo se hace? Es muy fácil de hacer y también le brinda grandes beneficios a tu rostro.

La arcilla verde se destaca por su contenido en minerales como silicio, hierro, sodio, potasio y magnesio. Entre los beneficios encontramos que le da elasticidad a la piel, produce sensación de frescura, tiene propiedades antibacterianas y purificantes.

La mascarilla se puede hacer mezclando la arcilla verde con agua, pero para potenciar sus propiedades vamos a usar una infusión como tomillo (limpia y purifica la piel), menta poleo (da tersura y elasticidad), manzanilla (descongestiona y calma la piel).

Ingredientes:

  • Arcilla verde
  • Infusión de manzanilla, poleo menta
  • Cuenco
  • Brocha de maquillaje

Preparación:

La arcilla verde pierde sus propiedades al mezclarse con plástico o metal, por eso evitaremos estos materiales y usaremos un cuenco de madera, porcelana, barro o cristal. Añade una cucharada sopera de arcilla verde y una cucharada de infusión tibia de poleo y manzanilla.

Aplicación:

  1. Aplica la mascarilla con la brocha sobre el rostro, evitando la zona del contorno de ojos y labios.
  2. Si tienes la piel muy sensible existen otras arcillas como la blanca que tiene las mismas propiedades, pero es más suave. Haz una prueba en la mano antes de aplicar la mascarilla en el rostro para ver cómo reacciona tu piel.
  3. Deja secar la mascarilla entre 15-20 minutos. A medida que se seca se va a ir aclarando de color.
  4. Después de ese tiempo retira la mascarilla con una esponja humedecida en agua.
  5. Limpia el rostro con un poco de agua tibia y aplica crema hidratante, ya que la arcilla verde va a quitar el exceso de grasa.

Esta es otra forma de exfoliar tu piel y, así, darle más suavidad y brillo.