Más allá de la vanidad, esto es lo que la obesidad causa en el organismo

La obesidad es un problema de salud con muchas consecuencias en el organismo de quien lo padece.

Al padecer de sobrepeso el cuerpo tiene más riesgo de desarrollar otras enfermedades.

También puede interesarte: PADECER OBESIDAD NO DEPENDE SOLO DE LO QUE COMES

Hipertensión arterial

Cuando el cuerpo tiene demasiado tejido graso, necesita más nutrientes y oxígeno para funcionar correctamente.

Esto requiere que los vasos sanguíneos circulen más sangre a los tejidos, lo cual aumenta la carga de trabajo para el corazón.

El aumento de sangre genera presión sobre las paredes arteriales, provocando lo que se conoce como presión alta o hipertensión.

Además, el exceso de peso puede aumentar el ritmo cardíaco y reducir la capacidad del cuerpo para circulas la sangre.

Trastornos de sueño y problemas respiratorios

La apnea del sueño provoca que la persona afectada deje de respirar por breves periodos de tiempo, lo que interrumpe el sueño durante la noche. A su vez, esto genera cansancio durante el día.

Otro efecto de la obesidad relacionado con el sueño y la respiración son los ronquidos.

La respiración se ve afectada cuando el peso del pecho presiona los pulmones, lo que restringe la respiración.

Enfermedad coronaria

Este mal suele aparecer en personas con obesidad por que los depósitos de grasa se acumulan en las arterias y restringen el flujo sanguíneo.

A su vez, esto provoca dolores de pecho y ataques cardíacos, además de coágulos en las arterias tapadas e infartos.

Daño en articulaciones

El peso extra de nuestro cuerpo afecta rodillas y caderas.

Efectos psicosociales

Normalmente las personas con obesidad son culpadas por el resto de la gente por su condición y se les critica de flojas o con poca fuerza de voluntad.

Esto genera que sea más complicado para ellos conseguir pareja o mejores puestos de trabajo; pueden incluso a ser víctimas de discriminación. Evidentemente esto genera una baja autoestima y depresión .

Poca energía

Padecer de obesidad requiere de más esfuerzo para mantenerse activos, lo cual requiere de una energía con la que no todos cuentan.

Esto provoca un circulo vicioso en el que las personas más sedentarias se encuentran en riesgo de aumentar aún más de peso; mientras aumentan más sedentarias se vuelven.