Explota tu inteligencia emocional y aplícala en tu relación

Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, indica que 80% de nuestro éxito, tanto personal como profesional depende de nuestra inteligencia emocional. A esta la define como:

“La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de sentirnos motivados y de manejar de manera correcta nuestras relaciones” .

Aprender a utilizar nuestra inteligencia emocional traerá grandes cambios para nuestro desarrollo personal y social. Por ello, en esta ocasión encontrarás cinco pasos para aplicarla a tu relación de pareja.

Autoconocimiento

Se trata de un proceso reflexivo a través del cual una persona tiene una mejor idea de sí misma, de sus cualidades y características. De esta forma puedes entender claramente lo que necesitas y analizar tus emociones ante los problemas.

Conocer las áreas de tu personalidad que debes trabajar y mejorar ayudará a establecer una relación de pareja más sana y balanceada; procura expresar tus emociones y comunicarte clara y tranquilamente con tu pareja para evitar conflictos.

Autocontrol

Es la capacidad de ejercer dominio sobre uno mismo y saber controlar las emociones y acciones. Es una cualidad importante, que forma parte de la inteligencia emocional, que te permitirá reconocer las diferencias entre tú y tu pareja. Así lograrás un control persona ante alguna crisis.

Los conflictos en una relación pueden generar caos y distanciar a la pareja, para lo que el diálogo es el mejor aliado para combatirlo. Analiza las situaciones y enfócate en las soluciones.

Fortalezas y debilidades

Así como tener claras tus debilidades, también es importante tener claras las fortalezas, pues estas te guiarán hacia tu objetivo. Las debilidades hay que trabajarlas y aprender a neutralizarlas para evitar que generen conflicto en tu vida.

Si entiendes los rasgos de tu personalidad que te ayudan a crear o dañar, estarás utilizando la inteligencia emocional, que te permitirá saber modular unas y otras de manera regular y lograr una relación de pareja más gratificante.

No ofenderse

Ser muy vulnerable a sentirse ofendida y dolida te desgasta física y emocionalmente. Por ello, lo mejor es desarrollar la capacidad de adaptarte y superar la adversidad. Esto te ayudará a fortalecer tu carácter, autoestima y poder observar las acciones de los demás con una perspectiva más compasiva.

Aceptar que todos tenemos distintas capacidades y errores, en ocasiones involuntarios, te permitirá apreciar a tu pareja sin juzgar y procesar los conflicto sin ofenderte; así dedicarás tu esfuerzo en crear una relación armoniosa.

Ser asertivo

Si eres capaz de comunicar lo que necesitas, lo que sientes y lo que no te gusta de una manera clara, sin ofender y sin drama, estarás siendo asertiva y aplicarás tu inteligencia emocional. 

Así, la comunicación con tu pareja será sana y efectiva, además permitirá un buen hábito de poder decir ‘No’ con tranquilidad sin tener que sentirte comprometida a hacer algo con lo que no te sientes cómoda.