Personas a las que no debes invitar a tu boda

Una de las actividades más complicadas de los novios a la hora de planear su boda es llenar la lista de invitados porque toda la familia quiere participar en esa decisión. Si te encuentras en esta etapa seguro vas a escuchar mil consejos o mil peticiones tipo “¿Me darías una entrada para invitar a x persona?” .

Primero, déjanos decirte que debes dejar de atormentarte o sentirte mal porque sólo tú y tu pareja tienen el poder de elegir minuciosamente a la gente que los van a acompañar el día de su boda. Así que relájate y mejor elimina de tu lista a las siguientes personas:

Tu ex novio

Piensa que tal vez a tu pareja no le agrade demasiado la idea de que tu ex novio, el que juras que ya es tu amigo, sea parte de la lista de invitados en ese día tan especial. Mucho menos se te ocurra invitar al ex novio que muy bien sabes, sigue enamorado de ti. Evítate problemas o resentimientos innecesarios.

Al tío lejano que sólo has visto una vez en tu vida

Aunque tu mamá insista en que ese tío que te vio por última vez cuando tenías 5 años tiene que estar en tu boda porque es familia, evita enviar invitaciones a familiares con los que no convives cotidianamente, o que no son realmente especiales. No te sientas mal si eres criticada por esa acción, ya que al final los únicos presentes deben ser aquellas personas que tienen un sentimiento de felicidad genuina por ti y tu pareja.

A tu enamorado eterno

Seguramente existe en tu vida un hombre que ha estado enamorado de ti desde hace varios años, y que jura que está bien con sólo tener tu amistad. Tú sabes que esa persona va a sufrir al verte llegar al altar con otra persona, así que mejor evita ese momento incómodo.

Ex amigos

Evita invitar amigos que ya no frecuentas desde hace años, y que ni siquiera sabían que estabas comprometida. Aunque en algún momento de tu vida hayan compartido buenos momentos, lo importate es tener cerca aquellas amistades que son realmente especiales en tu vida.

El jefe de tus padres

A menos que esa persona tenga alguna relación estrecha de amistad contigo o con tu pareja, no tienes la obligación de invitar al jefe o jefa de tus padres aunque ellos te digan que se sienten comprometidos. Habla claramente de eso con tus papás, y diles que respeten tus decisiones.

Compañeros de trabajo

De igual forma, a menos que consideres a alguno de ellos como una verdadera amistad, no tienes que invitar a toda la oficina. Si aún tienes duda sobre aquello sólo pregúntate: ¿esa persona seguiría siendo mi amiga/o si yo dejara de trabajar aquí?

Al hijo del vecino

Con esto nos referimos a que no tienes por qué invitar a aquellas personas que frecuentas de vez en cuando y no tienen ningún vínculo emocional contigo. O sea a tus vecinos, al dentista, o al estilista que te peinó ese día.

A los novios en turno de tus primas o amigas

Aunque ellas quieran pasar un buen rato con sus parejas el día de tu boda, piensa que no quieres en tu álbum a personas que años después te preguntarás ¿y éste quién es? Pero si aún así quieres hacerlo, te sugerimos que uses las entradas de sobra, y primero te asegures que todos tus invitados principales tengan invitación.