Guía fácil para destacarte en tu trabajo

Brilla en tu trabajo con estos tips que te funcionarán tanto si llevas algún tiempo en él como si apenas te integraste a él. Recuerda que el tiempo no es un factor relevante cuando se trata de decidirnos a mejorar, así que ¡Manos a la obra!:
Reconoce tus fortalezas. Para que superiores y colegas reconozcan lo que has logrado hasta el momento y la forma en que lo has hecho, debes empoderar tu calidad profesional y destacar, convencida de que mereces que te valoren, al igual que tú haces con los otros. Siéntete bien con cada logro y date ánimo ante cualquier fracaso.

Destaca tus puntos positivos. Empieza por cuidar tu presentación personal y trata de vestirte para el empleo que deseas tener, y no para el que tienes actualmente. Además, respeta los horarios, a tus superiores y subalternos. Intenta hablar sólo en el momento en que sean necesarias tus palabras o cuando alguien requiera de tu experiencia. No hables por hablar, ni busques parecer destacar por destacar, más aún si estás con tus jefes, pues más interesante es quien siempre tiene la palabra adecuada que quien habla todo el tiempo sólo porque sí. Piensa ¿quién sería el elegido al momento de considerar un ascenso?

Trabajo en equipo. Para crecer en el trabajo, no debes ser individualista, pues avanzar no significa atropellar o pasar por alto a los demás. Por el contrario, intenta liderar proyectos para trabajar con tus compañeros pues muchas cabezas piensan mejor que una y esto puede conducir a grandes logros. También te ayudará para aprender de las experiencias y conocimientos de los demás, logrando que crezcas personal y profesionalmente.

Enfócate en las metas. Recuerda que estás en ese lugar para trabajar, no para ser testigo ni opinar de la vida de los demás, por ello es muy importante evitar hablar mal de cualquier persona en la empresa. Recuerda que nunca se sabe quién será el receptor final de esa conversación de pasillo ni los conflictos que pueda causar, y nadie quiere transformarse en ‘ese’ compañero de trabajo que todos tratan de evitar por chismoso. Mantente al margen de estos conflictos que no le aportan nada a nadie.

Capacitación contínua. Finalmente, debes comprender que aportas en la medida que sabes lo que haces, es por esto que siempre tienes que buscar el desarrollo profesional y personal, no dejar de aprender. Estudiar y actualizar los conocimientos a través de un postgrado, maestría o cualquier otra especialización, es de gran ayuda si realmente quieres ser imprescindible en tu trabajo.