Estos hábitos de abuelita te harán ser más cool

Cuando piensas en tu abuelita, probablemente no sientas otra cosa que ternura, cariño y cercanía… además de regaños y jalones de oreja. Sin embargo, quizá te convenga ver más allá de eso y fijarte en los hábitos y costumbres que podrías imitarle para ser más cool. Y no hablamos sólo de copiar su guardarropa como lo hacen los hipsters, sino de costumbres que enriquecerán tu vida:

Bordar tejer y coser. Si nunca has maniobrado una aguja con hilo o manejado los palillos de tejer, te estás perdiendo de mucho. Además de ser terapéutico y relajante, estas son habilidades que promueven la concentración y tu habilidad manual. Además, a nadie le viene mal saber confeccionar su propia ropa, bufandas o bordar un lindo diseño. En Pinterest podrás elegir entre varios modelos y tutoriales, así que ¡Manos a la obra…y a la aguja!

Saber cocinar. Además de útil, es muy sexy. Olvídate de preparar tu sandwich de todos los días y comienza a arriesgarte más en las artes culinarias.

Leer en vez de ver la televisión. Sabemos que es difícil dejar Netflix a un lado con la variedad de maravillosos maratones que nos ofrece, pero hojear un libro de vez en cuando no te hará ningún daño. Al contrario, leer amplía nuestro criterio y desarrolla nuestra imaginación, además de brindarnos una increíble e interesante fuente de temas de conversación.

Preparar tus propios tratamientos de belleza. Además de ahorrarte mucho dinero, echar mano de los productos que nos ofrece la madre naturaleza te garantizará productos hechos a la medida de tus propias necesidades y te ofrecerá los beneficios de las sustancias activas que usan las más prestigiosas marcas de belleza.

Restarle importancia a la opinión de los demás. Nadie experimenta en cabeza ajena, eso seguro. Tú debes vivir tus propias experiencias y cosechar tu sabiduría con base en ellas. Pero deberíamos aprender que la opinión de los demás al final de cuentas no es tan relevante como lo pensamos al inicio de nuestra vida. Seguro a tu abuelita a estas alturas le importa muy poco si creen que es gorda o si le critican el nuevo corte de pelo. Así que olvídate de las opiniones y complacete sólo a ti misma.