¿Berrinches? Ah, no, cómo lidiar con los lloriqueos y pataletas

Alrededor de los dos años, tu bebé comenzará a experimentar el poder de ponerte de cabeza con sus berrinches, lloriqueos, gritos, lanzar objetos, tirarse al piso y demás actitudes para reafirmar su identidad. Pero no te preocupes, con paciencia y algunos consejos ambos podrán vivir felices.

Hasta los cinco años, es totalmente normal que los niños tengan berrinches, que rechacen cualquier cosa que les solicitamos. Acciones que pueden resultar desesperantes y es totalmente valido. No te recrimines por tener sentimientos negativos por el comportamiento por tu hijo, solo atiende la situación.

Falta de tiempo, la economía, las presiones del trabajo y del hogar, falta de comunicación con la pareja o los familiares, influye en nuestro estado de ánimo y la atención que prestamos a nuestros bebés. Si es tu caso, busca soluciones en beneficio de todos.

Aquí los pasos para detener el berrinche:

Desvía su atención.

Cuando veas que se acerca la pataleta, tómalo de la mano y pídele hacer otra actividad; haz que su mirada y su atención se vuelquen en otra cosa, que no sea lo que él quiere. Pueden cantar su canción favorita, silvar, hacer respiraciones profundas  o contarle un cuento, o un chiste.

Abrázalo.

Es necesario que lo contengas. Si no logras desviar su atención y continúa en el drama, ofrece una explicación. Acércate a él, míralo a los ojos y con un tono de voz calmado explica porque no puedes ceder. Cuando concluyas la frase tienes  retoma el paso 1

Aclárale que tú eres la autoridad.

Si aún persiste en sus gritos, recurre a la advertencia. Tómalo de la mano con firmeza  y llévalo contigo, pero ignora todo lo que hace o dice y por favor no cedas a los 10 minutos.

Retoma la explicación que diste en el paso 2 y pregúntale si ha entendido el por qué le has dicho que no a su petición.