La gabardina

La gabardina

La gabardina

En la estación más fría del año no puede faltar un prenda tan socorrida como la gabardina. Y es que los estilos son muy variados; desde la clásica en tono camel a lo Burberry hasta el trench de tejido tecnológico más futurista, las gabardinas y todas sus variantes te acompañarán durante todo el invierno.Es una prenda que debería formar parte de todos los armarios, es un valor seguro y que no pasa de moda, y si es en tonos tierra mejor aún. Esta prenda, clásica en sus formas, con una solapa ni muy grande, ni muy pequeña, con cinturón y de un largo hasta la rodilla salvará de muchos apuros a más de una.Más allá de lo clásico

Ahora bien, si ya cuenta con una prenda de este tipo en su vestuario, los modelos más actuales también resultan interesantes. Así, las que llevan un forro especial, es decir, plumas, piel o un simple acolchado de guata son ideales para afrontar los días más fríos y las de tejidos brillantes o satinados son perfectas para salir de noche. A éstas últimas se les puede aplicar un bonito de piel auténtica o si lo prefieres sintética y darle un aire más sofisticado.En cuanto a los trench, ahora se llevan abombados en el bajo y suelen llevar un cordón para que les puedas dar el volumen que prefieras. Para el día vienen en tejidos fuertes como los de las chaquetas militares y de noche se hacen brillantes y cuentan con detalles como bolsillos exteriores fruncidos, cremalleras doradas o cinturones anchos.