Invitaciones?

Invitaciones?

Invitaciones?

Una boda es un momento único para la vida de los esposos, e igualmente deben transmitirles esto a sus invitados, desde el principio hasta el final del evento. Por ello, cada detalle debe cuidarse con mimo, y así el resultado final será perfecto. Las invitaciones también han de ser especiales.Las posibilidades a la hora de escoger una invitación de boda son infinitas. Existen modelos, colores y formatos para todo tipo de gustos. Así, algunos de los modelos que más éxito tienen son los siguientes: Tarjetas artesanales realizadas en papel natural con hojas, flores y tallos secos, tarjetas clásicas, de esas que nunca pasan de moda, o personalizadas, con toques de humor, tipos de letra más informales y más coloridas etc.Así, a la hora de escoger uno u otro modelo, hay que tener en cuenta algunos aspectos como el tipo de boda que se celebrará, la hora y el lugar de la celebración y el gusto de ambos contrayentes. Además, también es importante saber que la tarjeta se puede personalizar adaptando diferentes tipos de letra, a diferentes tipos de papel o diseño.Hoy en día se está dejando atrás la opción de hacer las típicas de tarjetón blanco sencillo o doble, y está permitido hacer unas mucho más originales pero sin caer en lo vulgar o corriente.Las invitaciones deben contemplar el nombre de todas las personas a las que se dirige; es decir, si va para un matrimonio incluirá tanto el nombre del marido como el de la esposa. En el caso de una familia completa, es de mal gusto enviar una sola invitación para varios miembros de una misma familia. También es recomendable encargar entre 10 ó 20 invitaciones adicionales para invitados de última hora y para guardarlas como recuerdo. Siempre debe aparecer el nombre de los contrayentes y, si se desea, el de sus padres. Por supuesto, no puede fatal el lugar, el día y la hora en la que tendrá lugar la celebración. Las invitaciones se suelen llevar en persona a los hogares de los familiares y amigos más cercanos. El resto se pueden enviar por correo ordinario.Las tarjetas deben guardar cierta armonía con el tipo de celebración; es decir, que el tipo de tarjeta elegido debe ir a tono con la decoración y el ambiente escogido para el matrimonio. El precio medio de las invitaciones puede variar entre 0.75 céntimos de euro y 1,5 euros.