Los anillos, ¿cuántos, cuáles y por qué?

Primero, el anillo de compromiso, probablemente el más esperado

Es tiempo de hablar de anillos, esas simbólicas joyas que toda mujer presume. Desde el anillo de compromiso y hasta la churumbela, hay algunas cosas que debes saber sobre los anillos.

No existe una regla sobre la entrega y uso de anillos, es más una tradición.  Existe un cuarto anillo, o quinto si es que decidieron darse el de promesa antes, que “toda mujer casada” necesita. Vamos por partes.

  1. Promesa. Es el primero de los anillos que un hombre puede dar a su pareja para demostrar su amor, fidelidad y entrega. Suelen ser sencillos y pueden incluir una pequeña piedra. Se dan durante el noviazgo y lo más importante es que quieren decir que la relación va tan bien que podría darse el siguiente paso.
  2. Compromiso. El más esperado. Después de que tu novio te pregunte el “¿Te quieres casar conmigo?”, él deberá poner en tu dedo anular de la mano izquierda un anillo de oro o plata. Se pone en este dedo porque antiguamente se creía que en él hay una vena, la vena amoris, que va directamente al corazón y así se daba a entender que este símbolo representa un compromiso formal de matrimonio.
  3. Argollas de matrimonio. Para celebrar la alianza nupcial que los unirá por siempre. Después de la boda es tradición usarlos en el dedo anular junto con el anillo de compromiso.
  4. Chrumubela. Se trata de un anillo de celebración. Hay quienes los dan con el nacimiento del primer hijo y quienes prefieren reservarlos para los aniversarios más importantes como 10, 15 o 20 años. Estas piezas suelen tener, a diferencia de las argollas, mucho detalle y garigoles.
  5. Presente, pasado y futuro. El anillo suele ser de oro o platino con tres piedras, cada una representa el tiempo que han compartido juntos: el pasado, el presente  y el futuro. Este anillo se regala después de los 10 años de casados y sustituye al anillo de compromiso.
Desde el noviazgo y hasta los aniversarios.
Desde el noviazgo y hasta los aniversarios.