Flats, ¿en la oficina? ¡Se vale! La comodidad importa

Existen mujeres que parece que nacieron con un par de stilettos puestos. Pueden caminar horas arriba de unos tacones de 15 centímetros sin hacer un solo gesto; pero para las mortales también hay calzado como las plataformas o los tacones de base ancha para estar a la altura de las circunstancias. Así que, ¿por qué no recurrir a los flats?

Ah, los flats, esos maravillosos zapatos planos que, con una buena combinación de prendas puedes lucir profesional en la oficina. Aquí te demostramos como sacar partido a este cómodo calzado.

Si en tu lugar de trabajo el código es muy relajado, puedes combinar tus flats favoritos con un par de jeans que ajusten muy bien y una camisa o t-shirt. El toque final: un blazer, chamarra de piel o gabardina.

Si tu empresa no es fan de los jeans, la alternativa es un pantalón estampado y estilizarlo con un blazer, una chamarra de piel o simplemente con un suéter colorido.

En el caso de los zapatos sin tacón, lo recomendado es buscar aquellos con al menos 1 cm de taco, inclínate por lo que sean en punta para estilizar un poco las piernas.

El punto es que tu imprimas tu propio estilo a la hora de llevarlos, y no olvides cuidar la postura, siempre erguida, que no lleves tacones altos no te da derecho a  lucir poco prolija.

La comodidad importa. Y mucho. Para mi gusto, las compañías deberían apostar por la empatía con sus empleados, hacer sentir a sus colaboradoras respetadas y valiosas.

Los uniformes y la altura de los zapatos pueden dar una imagen corporativa seria y profesional, pero la productividad de su capital humano podría mejorar con más flexibilidad en temas como el calzado.