Cómo sobrevivir a la primera semana de gym. ¡Tú puedes!

Aunque estemos a mitad del año, aun puedes resucitar tu propósito de año nuevo de inscribirte al gym. Ya pasada la euforia de enero en que seguramente saliste a caminar un par de días y desertaste, aún puedes rescatar el año y tachar de tu lista de buenos deseos 2017.

Iniciemos por buscar un gimnasio que te quede cerca de casa o el trabajo, así no será pretexto que te quede lejos o se te haga tarde para tus otras actividades. Infórmate de las instalaciones, los horarios, opciones de clases como spinning, zumba, cardio o aparatos, así como la capacitación de los instructores.

Manos a la obra.

Primero, no abuses del tiempo, o sea, no hay que excederse  con la rutina de trabajo, pues el cuerpo está iniciando una nueva actividad y los excesos sólo acabarán alejándonos de la misma por el intenso dolor que se presente al día siguiente, para evitar el dolo post gym ir regulando tu nueva activada física para evitar dolores y hasta lesiones.

Cuida tu outfit.

Aquí puedes ser creativa y hacerte de ropa cómoda y fresca que permita la transpiración y la comodidad. Date gusto eligiendo leggins, t-shirt y las prendas que más te gusten. ¡¡¡Hay que estar motivadas!!!

Busca un buen par de tenis y POR FAVOR nunca asistas al gimnasio con chanclas o zapatos.

En esta lista incluye una toalla para secar el sudor, una botella de agua para mantener la hidratación, un reproductor de música, reloj o cronómetro, guantes y lo que creas necesitar.

No olvides el calentamiento que te permitirá preparar  tus músculos  trabajar. Recuerda estirar siempre al finalizar el entrenamiento para promover la circulación sanguínea, la flexibilidad y evitar dolores posteriores.

Cuida lo que comes, no vayas  en ayunas ni con el estómago lleno, lo recomendable es comer una o dos horas antes de comenzar a entrenar.