¿No te atreves a practicar el sexo anal? Aquí unos trucos para disfrutarlo

Los principales motivos por los que los que no practicamos sexo anal es por desconocimiento y por miedo. Incluso es percibido como algo oscuro, sucio y doloroso.

Y mientras los hombres están más dispuestos a practicar sexo anal (por el simple hecho de que ellos son los penetradores), las mujeres siguen mostrándose más reticentes por cuestiones como el dolor o el mítico.

Lee: Cómo volver loco a un hombre en la cama tomando la iniciativa

Es por eso que aquí te damos los mandamientos para practicar y disfrutar del sexo anal
Hazlo con quien quieras tú

Jamás te inicies en el sexo anal o lo practiques con alguien a quien no sientas que puedes decirle “para” sin que eso suponga una situación de tensión para ti. (Aunque no debería serlo de ninguna manera).

Libera tu mente

El cerebro puede ser nuestro peor enemigo en la cama. Estar pensando en los pendientes o en el dolor que podamos llegar a sentir nos hace no estar en lo que debemos estar. De ahí que una de las cosas que más nos ayuden a relajarnos sea tener un compañero sexual con el que estemos a gusto.

Que no falte la lubricación

Aunque es opcional, el lubricante facilita (y mucho) esta práctica. Un estudio realizado por el científico Aleksander Stulhofer, de la Universidad de Zagreb, en el que encuestó a más de 2.000 mujeres, desveló que tan solo el 52% había utilizado lubricante durante la penetración anal.  Además, el lubricante que impregna el preservativo puede ser de gran ayuda.

Los juguetes sexuales, nuestros mejores aliados

Los dilatadores anales, en todos sus tamaños, son la mejor manera de preparar el ‘tema’ para lo que va a ocurrir a continuación. Empieza por el más pequeño y poco a poco irás mejorando. Puede que no los uses de manera habitual en tus relaciones sexuales, pero si decides abrirte en esta cuestión no es mala idea que te hagas con alguno.

Vía Informe21

Te recomendamos: Las mujeres gorditas y de caderas anchas disfrutan más del sexo