Sexting: qué debes hacer y qué debes evitar al practicarlo

Existen pocas cosas más frustrantes que desear estar a solas con tu pareja y no podamos gozar de esto debido a conflictos de horario o distancia.  La falta de intimidad es una gran causante de la separación de miles de parejas, y esa necesidad ha estimulado el ingenio de muchas parejas, convirtiendo herramientas de comunicación como Whatsapp en una vía de escape a la imposibilidad de estar cerca de aquél que queremos. Así que si tú estás pasando por algo así, te decimos qué hacer y qué no durante tu próxima sesión de sexting:

Tantea el terreno. A menos que sean expertos en esto del sexting, no te lances de repente con alguna frase muy subida de tono, pues quizá no recibas la respuesta deseada. Comienza con alguna insinuación y alguna frase sexy del tipo: ‘No puedo esperar a volver a verte y hacer contigo todas las cosas que se están pasando por la cabeza‘. A partir de ahí, actúa según a su respuesta. Si te da pie a continuar con el juego, ¡a divertirse!

Déjate llevar. Si vas a hacerlo, hazlo bien. Aquí la clave está en los detalles y en decir absolutamente todo lo que se te pase por la cabeza incluyendo todos los detalles. Se trata de describir cada momento que te gustaría materializar con tu pareja, de la forma más erótica y gráfica posible. Eso sí, céntrate en decir cosas que realmente te gustaría hacer con él, así podrás hacerlo cuando lo veas. ¡También se trata de preparar su próximo encuentro real!

Olvídate de los emojis. Para causar un impacto de verdad, debes mantenerte alejada de los emoticonos. En este caso son mucho más efectivos los puntos suspensivos que cualquier tipo de caritas felices que no aportan nada sexy a la conversación.

Miente un poco. Si algo maravilloso en el sexting es que puedes estar desmaquillada, en pijama o comiendo frituras.Pero esta es la ocasión ideal para no ser totalmente honesta. ¡Él no lo sabrá! Así que aunque la predisposición a lo que hables durante su sesión de sexting es ideal, tampoco hace daño jugar un poco con nuestra imaginación y estimular la de nuestra pareja.

Piensa en él. Aunque el objetivo del sexting es tu diversión, esta actividad es cosa de dos, así que piensa en las cosas que a él le gustaría hacer o que le hicieras y escríbelas. Eso sí, cosas con las que tú también estés cómoda. Recuerda que a los hombres también les encanta que les suban la autoestima alabando algunas de sus partes o habilidades.

Desactiva las notificaciones. Uno de los mayores errores es tener encendidas las notificaciones del Whatsapp. En un primer momento puede ser buena idea para saber si tu chico se acaba de conectar o está disponible, pero a partir de ese momento, te matará saber que ha recibido el mensaje y no contesta. Así que mejor relájate y deja que la conversación fluya de forma natural.

¿Se valen las nudes y las dickpics? Por supuesto que sí. Recuerda que la estimulación visual puede ser muy útil en momentos como este, sólo asegúrate de estar cómoda con la situación y de confiar plenamente en tu pareja. De no ser así, quizá lo mejor sea no incluirlas en la sesión.