Cooperar en Latinoamérica

Cooperar en Latinoamérica

Cooperar en Latinoamérica

Algunos estudiantes no saben dónde realizarán sus prácticas, pero hay otros alumnos de Magisterio que lo tuvieron claro: querían ayudar a los más desfavorecidos. Así que se unieron a una organización alavesa y viajaron hasta Guatemala, donde enseñaron a los niños de Quetzaltenango.Fue una experiencia dura pero a la vez gratificante porque trabajaron en una escuela guatemalteca que trata de salvar a los chavales de la marginación. Ahora pretenden apoyar la continuidad de la experiencia para que su esfuerzo no caiga en saco roto.Para llegar al destino, la escuela de la periferia de Quetzaltenango, la segunda ciudad del país de los volcanes fueron necesarias numerosas reuniones y varios trámites en pos de ayudas institucionales y becas para costearse el viaje. El proyecto de la ONG Edelac-Asociación Escuela de la Calle-, apoyado por Safe the Children y la entidad alavesa Juliaca Elkartasuna estaba en marcha.Las estudiantes fueron a trabajar con niños en situación de riesgo. "Allí lo llaman peligro de callejización", explican. "Son chavales sin recursos que no pueden acceder a la red pública porque no es completamente gratuita. Este proyecto pretende evitar que caigan en las drogas y la delincuencia".Tan buen propósito no se acompaña de medios. Las profesoras novatas descubrieron que sus aulas eran las habitaciones de una casa alquilada. Las reducidas estancias carecían de ventanas y los alumnos se hacinaban bajo la luz de una solitaria bombilla. Cada momento de día de trabajo constituyó toda una aventura y costaba mucho esfuerzo a las maestras mantener la atención colectiva, motivarles, impedir que se aburrieran implicaba mucho esfuerzo.Antes de acudir a clase, la mayoría de los pequeños madruga para colaborar en las faenas del hogar. Después de las lecciones, ellos cultivan el campo o descargan camiones, y ellas elaboran tortillas. Incluso los profesores contratados precisan de un oficio suplementario para subsistir.Evidentemente, no son niños como los demás. Sufren desnutrición, infecciones de todo tipo y están acostumbrados a los malos tratos. Tras acabar el sexto grado, sus hermanos pequeños los reemplazan en el pupitre y se convierten definitivamente en adultos. Habrán conseguido aprender a escribir y leer, al menos un texto sencillo.Datos de esta ONG alavesa, volcada en la cooperación con Latinoamérica, que colabora con la Asociación Edelac-Escuela de la Calle, radicada en Quetzaltenango:Juliaca Elkartasuna
Tels: 945174420 o 635749151
Web: www.edelac.org
E-mail: juliaca.org@terra.es