Cómo incluir frutas y verduras en la dieta de los niños (sin que hagan muecas)

Si cada vez que ofreces frutas y verduras a tus pequeños la respuesta es una mueca y un rotundo NO…estamos en problemas.

Las frutas son una parte fundamental de la alimentación infantil. Proporcionan una fuente de vitaminas y minerales indispensables para el crecimiento de los más pequeños, y aunque son dulces, coloridas y apetecibles muchas veces los niños las rechazan.

Afortunadamente se acerca el verano, una época ideal para despertar el interés de los niños por la fruta.

Aquí algunos tips para lograr que coman fruta.

Ten siempre fruta fresca a mano:

En la mesa de la cocina, en el comedor, en el frutero, o en la nevera, en piezas enteras, o cortadas. Dicen que de la vista nace el amor. Si la ven, les despertará interés y querrán probar.

A cualquier hora:

Puede ofrecerles fruta en el desayuno, de postre y en la merienda, son ligeras y no interferirán con el sueño. La estrategia está en variar  tanto las frutas como la forma de ofrecerlas, no tiene que ser siempre la pieza entera.

En la variedad está el gusto:

Hay distintas  formas de preparar las frutas y todas pueden ser muy sabrosas. Puedes combinar sabores y texturas, lo recomendable es no exceder más de tres frutas diferentes. Puedes agregar frutos secos, semillas, hacer figuras, jugar con las formas. Ellos también pueden participar en la preparación de sus alimentos.

Cuanta más variedad, mejor:

Desde bebés, todos los humanos iniciamos con la alimentación complementaria, la fruta es uno de los alimentos principales de una  dieta saludable. Ve ofreciéndole una amplia variedad de fruta, según la estación del año, tu economía te lo agradecerá.

Agrégala a todo lo que se pueda.- a la mezcla para hotcakes puedes adicionar rodajas de plátano, de manzana.  Al yogurth puedes añadir trozos pequeños de peras o fresas.