Sé soltera, mientras no consigas un hombre con estas cualidades

A veces conservar la soltería puede ser todo un desafío y más en la sociedad en donde vivimos que a veces es como si te exigiera tener una pareja. Sin embargo no por satisfacer ese capricho tuyo o de la sociedad tiene que ser bueno para ti. A menos que te topes con un hombre que asegura que querrá lo mejor para ti.

Por eso aquí te damos las mejores razones para mantener tu (codiciada por algunas mujeres con pareja) soltería:

Hasta que encuentres un hombre que abra todas las puertas por donde caminas.

Hasta que consigas a alguien que se preocupe porque camines del lado seguro de la acera.

Hasta que ese alguien, no le de miedo tomarte de la mano y besarte en público.

Sigue soltera hasta que un hombre quiera que conozcas a sus padres.

Quédate soltera hasta que ese hombre demuestre que estará ahí para ti, cada vez que lo necesites.

Hasta que consigas a alguien que te diga “avísame cuando llegues a tu casa”, y que se preocupe realmente por ti.

Hasta que no consigas a un hombre que apoya todas tus aspiraciones y no intente cambiarte. Hasta que no consigas a un hombre que te dedique el tiempo necesario para hacerte sentir realmente importante.

Hasta que no consigas a un hombre que te bese la frente y te demuestre que no está para juegos sino para algo serio.

Hasta que no consigas a un hombre así, mantente soltera.

Mantente soltera hasta que consigas a un hombre que te ame y respete en todo momento.

Mantente sola hasta que consigas a aquel que cumpla su palabra.

Mantente sola hasta que consigas a quien reconozca cuando se equivoca y que hace cualquier cosa para intentar hacerte sonreír.

Mantente soltera hasta que encuentres a alguien con el que sientas que el tiempo se detiene cada vez que lo besas y que te desvives por estar todos los días a su lado.

Hasta entonces… Hasta que no consigas a alguien digno de ti… Mantente soltera, porque tu tiempo no lo merece cualquiera.

Vía: Utópico

TE RECOMENDAMOS

Cómo superar una ruptura amorosa en 7 pasos: una guía rápida y efectiva