Síntomas que revelan que puedes padecer depresión

La depresión es un trastorno más común y grave de lo que pensamos. No importa la edad, género o condición social, todos somos propensos, en mayor o menor medida, a padecerla en algún momento.

Tener depresión va más allá de estar triste, estos son algunos síntomas que muchas veces pasamos desapercibidos, pero que podrían ser señales de que estemos más alertas.

También puede interesarte: ESPECIALISTAS ENCUENTRAN CÓMO PREVENIR LA DEPRESIÓN POSTPARTO

cansancio EXCESIVO

Hay días en que no tenemos muchas ganas de salir, pero cuando este cansancio se vuelve frecuente no es normal y podría ser una señal de depresión.

Podría ocurrir que ningún plan que implique arreglarte, salir, socializar o incluso hacer ejercicio no te parezca más tentador que quedarte en casa a dormir, aunque no te hayas desvelado últimamente.

trastornos de sueño

Tanto dormir más de lo que acostumbras o dormir menos. Todos solemos repasar por la noche lo que nos ocurrió durante el día, pero si la preocupación y el estrés no te permite conciliar el sueño se trata de un problema más serio.

La desesperanza y la culpa excesiva, ante las que solemos rendirnos en nuestros momentos de soledad, como antes de dormir, son emociones directamente relacionadas con la depresión.

cambio en el apetito

No tener hambre durante el día o de pronto comenzar a comer sin límite, generalmente cuando estás sola.

Esto puede llevar a alguien incluso a padecer un desorden alimenticio, pues estos no son exclusivos de quienes quieren cambiar su imagen corporal.

Tal vez ni siquiera lo habías notado, pero subir o bajar repentinamente de peso es un síntoma de que algo en tu interior no anda bien.

deseo sexual

Si no tienes ganas de salir y te falta energía, menos ganas tendrás de continuar con tu vida sexual como si nada pasara.

Si esto es constante y es por el cansancio, por que no puedes desconectar tu mente o por lo baja de tu autoestima en ese momento, sin duda se trata de otro síntoma de depresión.

sistema inmune débil

Los cambios en los hábitos alimenticios y el mal estado de ánimo provoca que tus defensas bajen y que te enfermes fácil y frecuentemente.

Si te sientes identificada con estas situaciones es momento de que te obligues a encontrar una actividad que te ayude a sentirte mejor, y no descartes buscar ayuda profesional.