Consejos para controlar a niños hiperactivos

Si tienes un hijo muy inquieto o incluso con hiperactividad seguramente en muchas ocasiones no sabes como lidiar con tanta energía.

Lamentablemente no existe una fórmula mágica para calmar a un niño, especialmente si son hiperactivos,pues para ellos no basta con una lista de actividades esperando que se mantengan ocupados.

Estos niños se caracterizan por no permanecer realizando una actividad mucho tiempo; se aburren rápidamente y no pueden mantener su atención en la misma cosa mucho tiempo.

Generalmente no son capaces de finalizar tareas e interrumpen a otros niños o a los adultos cuando hablan.

Estos son algunos consejos que puedes seguir para ayudarlos a tranquilizarse un poco.

Predica con el ejemplo

Como cualquier otra actividad, los niños aprenden de lo que ven, especialmente en casa. Si tú te dejas controlar por el estrés será muy difícil que consigas que ellos mantengan la calma.

Dedícales tiempo

Pasar tu tiempo libre con tus hijos y jugar juntos incentiva el desarrollo emocional de los niños y el vínculo con sus padres.

Fomenta la actividad física, pues requiere de más energía, así la canalizará en ello.

Saca tu lado más creativo y propónle juegos, deportes o actividades artísticas que puedan realizar tanto juntos como cuando no puedas estar tan presente.

Respiración

Enséñales a respirar conscientemente, especialmente luego de una situación difícil o alguna crisis. Este también es un buen momento para abrazarlos.

Cuéntales una historia

Un cuento o describirle alguna escena para que imagine una situación agradable y donde se vean resolviendo algún conflicto puede ser una buena forma para que logren calmarse.

Comunicación

En ocasiones no será sencillo, especialmente al inicio, aun así habla con él y haz que se ponga en el lugar de otros para que entienda que su comportamiento puede causar molestias.

Controla su consumo de azúcar

Procura en general que lleve una dieta saludable, pero hay que prestar especial atención a alejar a tu pequeño de los alimentos y bebidas azucaradas, pues son estimulantes contraproducentes para niños hiperactivos.

Prémialo

Aunque hay cosas que debe entender como parte de sus deberes, tampoco está de más tener un sistema de recompensas para motivarlo a que cambie de actitud.

Establece horarios

Determina rutinas y horarios para contribuir a que tenga un sueño ordenado y una vida más organizada; esto incluye que no pase demasiado tiempo frente a la televisión, la computadora o el celular.