La OMS recomienda reducir el uso de tecnología para los niños

La presencia de la tecnología en la vida actual ha generado que para los niños sea algo normal y cotidiano. Cada vez comienzan a utilizarla a edades más tempranas.

La combinación de pasar demasiado tiempo frente a la televisión, computadora o consolas de videojuegos, con la poca o nula actividad física y las altas cifras de obesidad infantil, podrían perjudicar gravemente a la salud de nuestros hijos.

También puede interesarte: JUEGA MÁS CON TUS HIJOS Y DESHAZTE DEL ESTRÉS

Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que los niños menores de un años no deberían ser expuestos a ningún tipo de dispositivo electrónico; mientras que los de dos a cuatro años no deberían tener más de una hora al día de acceso a ellos, en lo que llaman “tiempo de pantalla sedentario”.

Además, recomendaron al menos 30 minutos de actividad física diaria para los menores de 12 meses, incluyendo en posición ventral para los que aun no caminen.

No hay que mantener a los bebés en un carrito, en una silla alta o en la espalda de alguien durante más de una hora ininterrumpida, y tienen que dormir entre 12 y 17 horas diarias”,  señaló la OMS.

En cuanto a los niños de tres a cuatro años, recomiendan tres horas diarias de actividad física.

o que ocurre es que más allá del uso de pantallas en los niños el problema es cuánto usan las pantallas los cuidadores de ese niño; porque además, si se quiere que el chico use menos tecnología, por ende el adulto tiene que estar disponible para guiarlo y acompañar el juego”. Así lo dijo Verónica Schoj, de la Secretaría de Gobierno de Salud.

Según la Subcomisión de Tecnología de la Información y Comunicación de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), en los niños menores de dos años, “su aparato psíquico se encuentra en desarrollo y por lo tanto:

“Son inmaduros y dependen fuertemente de la interacción con adultos para decodificar y significar los estímulos que reciben”.

Así mismo, señalan que entre los tres y cinco años el desarrolla se basa en la interacción social, no en juegos digitales.

La médica pediatra Laura Viva indicó:

“El uso de pantallas es todo un desafío de manejar como padres. Se sabe de sus efectos nocivos pero la tecnología es parte de la vida hoy y muchos recurrimos a ella en distintas situaciones (…) antes de los 18 meses puede retrasar el lenguaje, alterar el desarrollo de la visión y no favorece la autorregulación de las emociones”.

Indicó que pudieran haber momentos en que los padres pueden recurrir a ellos, pero nunca al momento de las comidas o antes de dormir.

Así mismo, recuerda que, cuando se le permita el uso de las tecnologías a los niños, podemos utilizar filtros como rompecabezas, juegos de asociación o memoria.