Niño hiperregalado: los daños del exceso de juguetes y la regla de los 4 regalos

El Síndrome del Niño Hiperregalado es una tendencia muy peligrosa para el desarrollo emocional de los niños. Este es un problema relacionado al intento de los padres a compensar con juguetes el poco tiempo que pasan con sus hijos.

Como consecuencia se genera en el pequeño una “anestesia emocional”, esto se manifiesta cuando el niño se vuelve caprichoso, egoísta y consumista. Está más preocupado por vanagloriarse delante de sus amigos y compañeros del colegio de la cantidad de regalos que recibieron.

Por otra parte el enfocarse en la cantidad de juguetes, más que en la calidad, revela un desconocimiento de los padres de las necesidades reales de sus hijos.

Aunque los juguetes y regalos son importantes en la vida del niño, estos tienen una función específica por lo que no pueden ser el sustituto de la atención y el cariño que deben dar los padres.

¿Qué provoca en los niños un exceso de juguetes?

1. Sobreestimulación

Las desventajas de que los niños reciban muchos regalos, es que no disfrutan de ninguno en especial, o solo les interesa el regalo que más les ha gustado, olvidando el resto. Por otra parte el exceso de estímulos simplemente les sobrepasa, por lo que muchos de esos regalos terminarán tirados en un rincón, por lo que no les saca el máximo provecho.

2. Pérdida de la ilusión

Apatía total es otro producto del  exceso de regalos. Asimismo cuando el niño está acostumbrado a recibir muchos presentes, va considerando que es una obligación de los padres. Esto quiere decir que en vez de aumentar la ilusión, le estamos robando una de las emociones más únicas de la infancia: la ilusión.

3. Menos tolerancia a la frustración y más antivalores

Los niños no aprenden a lidiar con los reveses de la vida y la frustración, una capacidad esencial para afrontar el día a día cuando los padres que le dan a sus hijos todo lo que desean, sin explicarles el sacrificio que se esconde detrás de cada regalo. Además contribuyen a generar una actitud egocéntrica e individualista.

4. Afecta la imaginación y creatividad

Cuando un niño no tiene un juguete a la mano, le queda su imaginación y fantasía. Si bien es cierto que los niños necesitan juguetes para desarrollar tanto sus habilidades motoras como cognitivas, no podemos negar que también se puede jugar sin juguetes, y es precisamente en esos momentos cuando más se desarrolla la creatividad.

Para evitar que tu hijo sufra esto conoce “La regla de los 4 regalos”

1. Un regalo que pueda usar, como las prendas de ropa, los zapatos o accesorios similares.

2. Un regalo relacionado con la lectura, ya se trate de un libro en papel o un e-reader.

3. Un regalo que deseen mucho, dirigido a alimentar la ilusión.

4. Un regalo de cualquier índole que realmente necesite.

Recuerda que la solución no está en hacer que los niños prescindan de los regalos, sino obsequiarles menos presentes, que realmente puedan disfrutar durante el mayor tiempo posible.

La Navidad es una época de ilusión y alegría, por lo que es el momento perfecto para enseñarles a los niños a valorar otras cosas más allá de los regalos. Háblale de otros niños que no tienen tanto como ellos y anímale a donar algunos de los juguetes que ya no usa y que estén en buen estado.

Y sobre todo pasen tiempo juntos, planifica actividades de recreación, como ir al cine, al teatro, al zoo o simplemente dar un paseo. Tu tiempo, es el mejor regalo que le puedes hacer.

Mira: Este es el regalo perfecto para tus hijos esta Navidad