Todo lo que debes saber sobre el ramo de novia

La costumbre de que la novia lleve un ramo de flores se remonta al antiguo Egipto, donde las novias llevaban ramas para ahuyentar los malos espíritus

El ramo es el complemento perfecto de toda novia, es el accesorio que le da ese toque especial a tu look pero también es parte de la tradición. Esto es todo lo que debes saber sobre el ramo de novia.

Es importante que el bouquet armonice con el resto del ajuar nupcial, pues sólo así se conseguirá un estilo equilibrado. Y por supuesto, todo debe ser una extensión del estilo de tu boda, si es de día, de noche, semiformal, formal, de etiqueta rigurosa…

¿Cuántos ramos? Regularmente, 3:

  1. El ramo principal. Con el que la novia entra a la iglesia y con el que posa en la sesión de fotos de la boda.
  2. El ramo para la virgen. Una tradición católica. Que es el que porta la dama de ramo en el cortejo. Está elaborado con flores blancas; al final de la ceremonia, la novia lo ofrece a la virgen.
  3. Y el ramo para aventar (el que todas las solteras esperan). Que es el que la novia lanza durante la fiesta a todas las invitadas “casaderas”. Quien lo atrape, según se dice, es la siguiente en casarse.
El clásico ramo para aventar.
El clásico ramo para aventar.

Cada ramo tiene su encanto pero el ramo principal permanecerá para la posteridad (por lo menos en fotos). Por eso:

  1. Toma en cuenta el estilo de tu boda. Armoniza con el ajuar nupcial.
  2. Toma en cuenta tu estatura y complexión.
  3. Elige primero el vestido. El ramo de novia podrá ser llamativo si el vestido de novia es sencillo o al revés. Si eres bajita, prefiere un ramo pequeño y sencillo. Por el contrario, si eres alta, opta uno con más volumen y detalle. El ramo también estiliza la figura.

Importante, no combines las flores del bouquet con las del centro de mesa o algún otro elemento decorativo en tu boda, pasará completamente desapercibido.

Toma en consideración la fecha (y hora) de la boda para elegir flores de temporada.