Ciencia revela cómo controlar nuestros sueños y hacerlos lúcidos

Durante un sueño lúcido, la persona que duerme es consciente de que está soñando y, además, es capaz de controlar todo lo que ocurre a su alrededor. Según una base de datos especializada en el sueño y desarrollada por Kelly Bulkeley, doctor de la Universidad de Berkeley (EEUU), casi un 32% de las personas encuestadas afirman haber tenido esta experiencia.

Pero, ¿es posible provocarla? Parece ser que un grupo de científicos australianos encontraron una combinación de técnicas que aumentan las posibilidades de tener sueños lúcidos. El estudio, que contaba con 169 voluntarios, se dividía en tres técnicas distintas.

La primera, llamada reality testing (prueba de realidad), consistía en acostumbrar a nuestro cerebro a reconocer nuestro entorno y comprobar, cada poco tiempo, si estamos despiertos o no. La segunda implicaba despertarse cada cinco horas, permanecer despierto unos minutos y volver a dormir.

La tercera técnica, la de la Inducción de los Sueños Lúcidos (conocida por las siglas MILD, Mnemonic Induction of Lucid Dreams), era similar a la segunda (despertarse cada cinco horas), pero repitiendo la siguiente frase antes de dormir: “la próxima vez que esté soñando, recordaré que estoy soñando”.

El estudio, recogido por la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), mostró que aquellos participantes que combinaron las tres técnicas lograron una tasa de éxito del 17% en siete días. Asimismo, un 46% reconoció haber tenido un sueño lúcido tras haber completado correctamente la tercera técnica.

Según el doctor Denholm Aspy, promotor del estudio en la Universidad de Adelaida (Australia), “estos resultados nos permitirán estudiar los muchos beneficios potenciales de los sueños lúcidos, como el tratamiento de pesadillas y la mejora de las habilidades”.

Cabe mencionar que provocar este tipo de sueños podría ayudar, además, a tratar trastornos comunes como la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés postraumático.