Estos alimentos podrían arruinar tu noche de pasión

Mucho escuchamos sobre los alimentos afrodisíacos a los que se les adjudica el poder de elevar el deseo sexual, pero, ¿sabías que hay otros que funcionan de forma contraria?

Si planeas tener un fin de semana lleno de pasión con tu pareja, mejor lee primero esta lista, por que seguramente no querrás comprobarlo.

Alcohol

Las bebidas alcohólicas ayudan a relajar y desinhibir a las personas, sin embargo, no es tan beneficioso abusar de él antes de un encuentro sexual.

En exceso puede disminuir la excitación y sensibilidad. También afecta al sistema nervioso central y causar disfunción eréctil o dificultades para alcanzar el orgasmo.

Café

Esta amarga pero deliciosa bebida reduce los niveles de cortisol en el cuerpo debido a la cafeína. Esto a su vez, afecta la producción de la glándula adrenal, lo que disminuye la energía y el deseo sexual.

Comida procesada

Los alimentos ricos en sodio y grasas saturadas aumenta los niveles de su cuerpo de colesterol en la sangre; el consumo excesivo de sodio y bajo potasio genera hipertensión.

Ambas situaciones alteran el flujo sanguíneo hacia los genitales, lo que repercute en el desempeño y la satisfacción sexual.

Endulzantes artificiales

Rachel Fiske, especialista en nutrición indica que estos pueden afectar los neurotransmisores que son necesarios para un comportamiento sexual normal.

Lácteos

Los alimentos con mucha leche pueden causar somnolencia, lo que evidentemente reducirá tu energía para tus sensuales planes.

Refresco

Un estudio publicado en The New England Journal of Medicine señala que su consumo excesivo está relacionado con la depresión, lo que no te genera mucho deseo sexual. Además, está relacionada con enfermedades como la obesidad y diabetes, que pueden afectar directamente tu vida sexual.

soja

Esta semilla tiene muchos beneficios para la salud, sin embargo, también contiene estrógenos vegetales que puede alterar el deseo sexual.

Además, una investigación de la Universidad de Harvard indicó que su consumo excesivo puede reducir el número de espermatozoides y causar disfunción eréctil.