No pelear nunca con tu pareja no tiene que ser una buena señal

Muchas veces pensamos que evitar a toda costa las discusiones con nuestra pareja es lo mejor para una relación perfecta. Lamentamos decirte que no es así, y esto está demostrado por la ciencia.

Varios expertos han revelado que las discusiones ocasionales podrían ser un hábito saludable, pues cuando algo nos molesta no está bien ignorarlo.

También puede interesarte: EXPLOTA TU INTELIGENCIA EMOCIONAL Y APLÍCALA EN TU RELACIÓN

La psicóloga Leslie Becker-Phelps hizo un artículo en el que, aunque parezca que guardarse los sentimientos es un modo razonable de cuidar el romance, realmente no lo es.

“A veces surge una diferencia demasiado grande como para ignorarla… Cuando surgen este tipo de problemas, las parejas que evitan conflictos no tienen una forma de resolver los problemas en conjunto”, señala.

No expresar y compartir las molestias podrían acumularse, y aunque sean cuestiones pequeñas, al final se tratará de una gran acumulación de enojos.

“Elegir no hablar de sus conflictos les hace guardar resentimiento a largo plazo y puede dañar su relación”, explicó Natalie Pizzola, coach de relaciones.

A su vez, Jim Seibold, terapeuta matrimonial y familiar. señala la ausencia de discusiones como una alerta roja; comenta que no tener algún pleito podría significar que los miembros de la relación no son completamente honestos o que hay pocas oportunidades para abordar los problemas.

“Es imposible estar en una relación y no tener diferencias de opinión, o sentir frustración o dolor”, asegura.

A menudo, las molestias que no se expresan, tienden a manifestarse de forma indirecta, porque los sentimientos negativos tienen que salir de alguna manera.

Además, no expresar los sentimientos puede traer consecuencias contra la salud y manifestarse en insomnio, problemas digestivos o dolores de cabeza.

La doctora Susan Heiter en Psychology Today. señala también que compartir las emociones, tanto positivas como negativas, es una oportunidad para fortalecer la relación.

“De esa manera, pueden descubrir cómo ocurrió el problema y qué hacer para solucionarlo. La resolución de problemas en conjunto hace que los sentimientos negativos mejoren”, indica.

Eso si, discutir o expresarse no debe incluir ofensas o insultos, pues el objetivo es solucionar las diferencias, no lastimar ni agredir.