Ser demasiado organizada podría perjudicar tu salud

Una buena higiene es importante para la salud, pero los hábitos de orden y limpieza son muy diferentes en cada persona.

Como todo en exceso es malo, lo mismo aplica con esto; querer mantener todo en orden puede provocar obsesión, lo que, a su vez, generará problemas de salud.

También puede interesarte: CIENTÍFICO REVELA LA CLAVE PARA ALCANZAR LA FELICIDAD

Estrés

Al tener una obsesión como esta el cuerpo entra en un periodo de estrés, lo que beneficia al aumento de peso.

Además, segrega adrenalina y cortisol, las mismas hormonas que ocasionan desequilibrios hormonales, que pueden desencadenar algún tipo de salpullido o urticaria.

El estrés también está relacionado con enfermedades cardíacas y con problemas en tu aparato digestivo.

Ansiedad

Este terrible sentimiento podría invadirte al ver que algo no está en su lugar o al sentir que el tiempo se te viene encima para terminar tus labores.

Confusión

Pensar constantemente en que debes ordenar algo puede llevarte a creer que ya lo hiciste cuando no fue así, o viceversa. Tu necesidad de orden te lleva a querer controlarlo todo, pero evidentemente hay cosas que saldrán de tu control.

Cambios de humor

La ansiedad, la confusión y el deseo de mantener todo ordenado pueden arruinar tu felicidad al sentir que nada está como debería de estar.

Adiós creatividad

La ciencia ha revelado que las personas desordenadas suelen ser más creativas; lo contrario ocurre con quienes se esfuerzan en ser demasiado ordenados. Tu cerebro se programa para hacer de una forma específica cada cosa.

Mucha carga mental

Sobrecargas tu mente con una larga lista de pendientes; te obsesionas en conductas que reducen la carga cognitiva. Por lo que no importa cuántas veces te recuerdes arreglar algo, esto te generará una gran tensión que se aliviará hasta que cumplas con la tarea.