Mujer dejó de sonreír por 40 años para no tener arrugas en la cara

Tess Christian una mujer de 50 años dejo de sonreír por 40 años de su vida para evitar las famosas líneas de expresión y así buscar la fuente de la juventud.

“No tengo arrugas porque me he entrenado para controlar mis músculos faciales “, dice Tess,” Todo el mundo pregunta si he tomado Botox, pero no lo he hecho” expresó de acuerdo a dailymail.co.uk

“Mi dedicación ha valido la pena, no tengo una sola línea en mi cara.”

LEE: Top 9 de los alimentos reyes de los antioxidantes

Incluso celebridades como la estrella de la televisión estadounidense Kim Kardashian, de 34 años, admitieron haber intentado no sonreír o reír porque causa arrugas.

“Sí, soy vanidosa y quiero seguir siendo joven. Mi estrategia es más natural que Botox y más efectiva que cualquier crema de belleza costosa o facial”.

Jane Vintner (L) , Tess Christian ® Londres 1982 a la edad de 19

Y algunos expertos creen que este truco extraño podría funcionar. El dermatólogo Dr. Nick Lowe dice: “Puede ser una técnica efectiva contra el envejecimiento”. Sin lugar a dudas, hay algunas actrices que han vuelto a entrenar sus expresiones faciales con este fin.

Cómo comenzó esta costumbre en Tess

Su decisión no comenzó como un dispositivo antienvejecimiento, si no fue una reacción por la estricta escuela católica a la que asistió.

“A las monjas sin alegría no les gustaba que los niños sonrieran. Siempre me dijeron que borrara la sonrisa de mi rostro, así que aprendí a sonreír en su lugar “, dice Tess.

Cuando llegó a la edad adulta, se dio cuenta de que una expresión sombría le sentaba bien. “Si sonreí, desarrollé grandes mejillas de hámster que me hicieron parecer desquiciada. Miré a los íconos de Hollywood de la vieja escuela como Marlene Dietrich en busca de inspiración; ella nunca sonrió y me encantó la forma en que ardía con glamour.”

Tess a los 43 años con su hija Stevie a los 16 años en Bistrotheque

 
Desde los diez años esta mujer no ha sonreído, inclusive ni siquiera cuando nació su hija “Tras el nacimiento de Stevie, me sentí abrumada por la alegría, pero aún así no sentía la necesidad de sonreír”

“No es que lo pase mal. Me encanta la vida. Simplemente no siento la necesidad de mostrarlo caminando con una sonrisa en la cara ”

” Mis amigos me han apodado Mona Lisa, por la pintura de da Vinci. Dicen que la Mona Lisa se divertía en silencio, como yo. Simplemente no lo muestro”.

Tess en Gordons Wine Bar 1985 a los 23 años

Con información de dailymail.co.uk