Esta es la peor hora para hacer tu última comida del día

Por mucho que te esfuerces por elegir alimentos sanos engordarás más si los consumes justo antes de acostarte y específicamente después de las 9 de la noche

Bajar de peso o por lo menos no ganar kilitos de más lo es todo. Un grupo de científicos asegura que la clave para adelgazar reside en fijar una franja horaria para desayunar, comer y cenar. La hora también es importante.

Por mucho que te esfuerces por elegir alimentos sanos engordarás más si los consumes justo antes de acostarte y específicamente después de las 9 de la noche.

Claro que se trata de qué comes, pero también cómo y a qué hora lo haces. Y es que comer después de las 9 de la noche altera el funcionamiento de tu metabolismo.

Las grasas comenzarán a expandirse por todo tu cuerpo y eso hará que, inevitablemente, subas de peso. De nada servirá que te mates en el gym.

En esta última comida del día debes incluir proteínas como carne, pescado, pollo combinadas con algún vegetal y grasas saludables que ayudarán a mantenerte en tu peso, y si lo haces correctamente, hasta perderlo.

En general, existe ya la suficiente evidencia científica como para afirmar que la cena no debe tomarse en las tres horas anteriores a irnos a la cama. Sí, en particular es mala idea hacerlo después de las 9 de la noche pero si eres de los que duermen hasta la 1 de la madrugada, quizá puedas generar una cena saludable alrededor de 9 y media o 10 de la noche.

La franja horaria ideal (en la que se tomen las comidas) es de 12 horas, es decir, si desayunamos a las ocho de la mañana, deberíamos acabar de cenar a las ocho de la tarde, y no volver a comer nada hasta el día siguiente.

La restricción horaria no sólo previene la obesidad, además la revierte. Se comprobó que los horarios de las comidas sí tienen un impacto importante en nuestro metabolismo, no solo eso, se cree que la alimentación tiene, incluso, un mayor efecto sobre los ritmos circadianos que las horas de luz.