Detecta los engaños más comunes en las etiquetas nutrimentales

A veces en el supermercado es muy fácil escoger alimentos y bebidas por su llamativo diseño del empaque. Sin embargo, las leyendas en sus etiquetas pueden resultar engañosas haciéndonos creer que son productos beneficiosos para la salud.

Es por eso que aquí te presentamos los engaños más comunes en las etiquetas de alimentos y bebidad industrializadas:
“Te ayudará a…”

En primer lugar hay que saber que los alimentos no son medicamentos. Aunque existen productos que naturalmente contienen antioxidantes y otras sustancias que podrían aportarte un beneficio a tu salud, como la avena, el chocolate o el nopal, la Ley General de Salud (en México) estipula que en el nombre del producto, la marca y/o el logotipo no se les debe hacer alusión a estos aportes nutrimentales para evitar creer al consumidor que un producto tiene más que otros.

“Sin azúcar”

Aquí lo correcto sería declarar que “no tiene azúcares añadidos” ya que muchos alimentos contienen azúcar de manera natural, como las frutas o la leche. Por esta razón anunciar en la etiqueta que un producto derivado de estos no tiene azúcar es incorrecto, pues basta leer la información nutrimental para comprobar que esto no es verdad, porque en realidad la sustituyen por dextrosa, maltosa o jarabe de maíz de alta fructosa, que finalmente son otra forma del azúcar convencional.

Lee también: Descubren que el azúcar es estimulante del cáncer

“Orgánico”

En la actualidad la tendencia en los alimentos y bebidas es lo producido orgánicamente, pues hay preocupación generalizada por el medio ambiente y la salud. Sin embargo, hay que tener cuidado con los productos que en su etiqueta se declaren como orgánicos si no cuentan con un sello oficial, ya sea de la USDA o de la SAGARPA.

“Sólo X calorías por porción”

La epidemia de obesidad en muchos países ha hecho que se reduzca el tamaño de productos para que no aporten más de cierta cantidad de calorías necesarias al día. No obstante, muchas veces nos saltamos revisar de dónde provienen dichas calorías, como un ejemplo, aunque una latita de refresco diga que aporta sólo 100 calorías ¡cuidado! porque son de pura azúcar.

Además, ciertos envases suelen contener más de una porción y creemos que el número de calorías que menciona la etiqueta aplica para todo el producto

Ver:  La dieta para revertir la diabetes tipo 2 en tan sólo 3 días

Fuente: Instyle