Cómo introducir alimentos sólidos a la dieta de tu bebé

Normalmente es entre los 4 y 6 meses que se comienza dar alimentos a los bebés aparte de la leche materna, aunque la edad no es el único referente para saber si es momento de hacerlo.

Gabriela Peré, especialista en nutrición y metabolismo, señala que cuando el pequeño es capaz de sentarse por sí solo es la señal para introducir nuevos alimentos en su dieta.

“Si aún no lo ha logrado, no le dé otra cosa además de leche materna, así el pequeño haya cumplido el medio año de nacido”, recomienda.

También puede interesarte: ¿CÓMO ALIVIAR LAS MOLESTIAS DE TU BEBÉ CUANDO LE SALEN LOS DIENTES?

Al comenzar a brindarles más comida a los bebés suele hacerse en papillas o licuados. Pero en los últimos años ha cobrado fuerza el método bay led weaning, en que el bebé tiene contacto con los alimentos enteros, juega con ellos y luego come voluntariamente.

Sin embargo, hay que saber que opción es la más adecuada para cada niño. El pediatra y un nutricionista podrían indicarte si tu pequeño está listo para dicho proceso.

Esto debido a que algunos bebés podrían padecer algún tipo de retraso psicomotor o una condición como la estenosis esofágica.

Ya sea molido o con alimentos enteros, ambas formas de alimentar al bebé requiere de vigilancia sobre el niño; cuando se le brinda un alimento sin moler, sin estar al pendiente, podría atragantarse o lastimarse y luego esto le generaría temor y rechazo a comer.

Podrían mezclarse ambas formas de alimentar a los pequeños, siempre y cuando se sigan las siguientes recomendaciones sobre el tipo de comida:

  • Iniciar con frutas y vegetales blancos y amarillos
  • Continuar con alimentos verdes
  • El octavo mes es el ideal para introducir en la dieta proteínas como pollo y yema de huevo. La clara contiene una mayor carga de proteínas que podría causar alergia en los bebés.
  • Los frutos secos no son tan suaves, podrían causar asfixia, por lo que no son recomendados hasta los 4 años.
  • La comida del bebé no necesita sal, pues sus papilas gustativas aun no identifican este sabor.
  • Lo mejor es retrasar todo el tiempo posible incluir en la dieta del niño los azúcares, colorantes y bebidas gaseosas.

De igual forma, Peré indica que, si al año de edad, el niño ya ha probado todos los grupos de alimentos, y los consume regularmente, no necesitará de suplementos vitamínicos.

De igual forma, indica que, cuando el niño crece y entra a la escuela, es muy importante que desayune en casa y aparte se lleve un lunch o snack; este cubrirá su desgaste energético que requieran sus actividades matutinas.