Cómo lograr que tu hijo deje de chuparse el dedo

La mayoría de las personas consideran el hábito de los niños de chuparse el dedo es algo completamente normal e inofensivo. Sin embargo, esto no es así, pues podría provocar deformaciones en las encías, dientes y paladar.

El movimiento del chupeteo empuja el paladar hacia arriba y éste va deformando el arco del paladar. A esto se le denomina ‘paladar ojival’.

También puede interesarte: CÓMO INTRODUCIR ALIMENTOS SÓLIDOS A LA DIETA DE TU BEBÉ

A su vez, esto favorece alteraciones en el lenguaje, denominados como dislalias, esto es dificultad de pronunciar algunos sonidos como la T,D e I.

Este problema puede llegar al punto en que la única solución sea acudir con un odontopediatra para corregirlo.

¿Cómo corregir el hábito de chuparse el dedo?

Esta es una simple actividad que puedes aplicar con tu pequeño para corregir este y otros malos hábitos.

Pega en su cuarto una cartulina u hojas de colores donde anotes el objetivo que se busca alcanzar, en este caso chuparse menos el dedo cada día; de igual forma, escribe los días de la semana para hacer una especie de tabla.

Ahí señalarán los logros de cada día usando sellos o estampas de personajes, superhéroes o de coronas.

Para que esto funcione es importante no marcar grandes objetivos en poco tiempo, lo ideal es animarle a conseguir pequeñas metas cada día. Por ejemplo, puedes proponerle que intente no chuparse el dedo cada que vayan al parque o mientras vea la televisión.

Para motivarlo hay que reconocer su esfuerzo, para lo que puedes implementar un sistema de recompensas por cada cierto número de días o de veces a la semana que cumpla con el objetivo.

Por ejemplo, puedes premiarlo con elegir la película que se verá en familia o el postre del domingo. Otra forma de motivarlo es invitarlo a comportarse como alguien mayor, quienes no se chupan el dedo.

También puedes intentar pegando un trozo de cinta adhesiva de tela en el dedo con una cara pintada en ella para recordarle que no debe llevarlo a su boca.

En ocasiones este hábito suele desencadenarse por alguna inseguridad o angustia, por lo que nunca está de más hablar con tu pequeño o indagar en qué es lo que ocurre para que se sienta sí; de esta forma lograrás eliminar esta manía de forma más sencilla.

Para desterrar el hábito de chuparse el dedo es mejor empezar creando situaciones en las que no pueda chupar el dedo, e ir ampliándolas paulatinamente.