Profesores son los principales acosadores en las universidades

Las universidades de México con mayor más estudiantes acumularon 581 quejas de hostigamiento sexual de 2012 a 2018.

Hablamos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

También podría interesarte: APPS QUE PODRÍAN SALVARTE EN CASO DE ACOSO O INTENTO DE SECUESTRO

En estas instituciones los principales agresores fueron profesores, con 38% de las faltas dentro de las universidades; es decir, 22 delitos, de los cuales, 126 corresponden a hostigamiento sexual.

Según el diario ‘El Universal’ son 82 denuncias por crímenes sexuales el promedio anual dentro de las universidades. Año con año esta cifra aumenta, pues en 2012 fueron 11, en 2013 se registraron 31, en 2014 subió a 82; en 2015 se registraron 46, en 2016 denunciaron 52, al siguiente año fueron 160 y en 2018 hubieron 199.

También se han denunciado a compañeros, por lo que 24% de las acusaciones son hacia otros alumnos; 23% a trabajadores de las universidades y 15% a otro tipo de colaboradores.

La UNAM fue la que cuenta con más casos de delitos sexuales registrados, pues en seis años se presentaron 517 casos denunciados por estudiantes de diferentes niveles de estudio, lo que representa 88.9%.

De 2012 a 2016 se registraron 192 denuncias; 36 fueron por hostigamiento sexual, el resto por otros delitos relacionados con abuso y acoso. Durante 2017 y 2018 estos crímenes aumentaron a 325.

En cuanto a las otras instituciones, IPN tiene registrados 45 casos, mientras la UACM, el CIDE y la Universidad de Pedagogía Nacional (UPN), acumularon 19 denuncias.

Las tres primeras cuentan con protocolos de actuación con estrategias y normas para indicar a las autoridades que deben realizar en caso de recibir o conocer denuncias sobre acoso y abuso sexual.

Sin embargo, los mismos tribunales de justicia de las universidades impide que hayan castigos para los atacantes y frenan los procesos de investigación.