¿Sabes lo que son las caries del biberón?

Los más pequeños del hogar también están susceptibles a que sus dientes se dañen, esto es mejor conocido como caries del biberón.

Estas se originan debido a la exposición de las piezas dentales de leche a elementos azucarados y pueden derivar en que algún diente pequeño se vuelva de color negro.

Tras ingerir alimentos o bebidas con demasiada azúcar, esta sirve de alimento para las bacterias en las encías que originan la placa; los ácidos entonces atacan los dientes y las encías.

También puede interesarte: CÓMO LOGRAR QUE TU HIJO DEJE DE CHUPARSE EL DEDO

Luego de varios ataques, las caries aparecen; prevenir esto no es tan complicado, simplemente no hay que permitir a los niños quedarse dormidos con un biberón con leche, fórmula, zumos o cualquier líquido.

También hay que limpiar y masajear las encías del pequeño una vez al día para ayudarlo a desarrollar dientes saludables y facilitar la dentición; para esto, basta con envolver un trozo de gasa húmedo o una toallita alrededor de su dedo para hacer el masaje.

Para cepillar los dientes del niño se necesita de un cepillo de dientes suaves y la cantidad de pasta dental, sin flúor, de un guisante; hasta que el niño aprenda a escupir se puede comenzar a usar pasta con flúor.

También es necesario llevar al bebé al dentista por primera vez entre los 6 y 12 meses.

Además de los alimentos, los golpes pueden también causar desperfectos en las piezas dentales; cuando la sangre llega después de una lesión, los minerales como el hierro se filtran dentro de la capa de dentina.

Así, poco a poco la tonalidad cambia hasta volverse color negro; este proceso suele producirse a las dos o tres semanas después del accidente.

Hay que estar atentos a los dientes de los pequeños, si luego de una lesión notan que el diente toman una tonalidad rojiza significa que los vasos sanguíneos se han roto y que la sangre se filtra en toda la zona de la pulpa dental.

A esta condición se le llama hiperemia pulpar o pulpitis; es necesario entonces visitar al dentista para realizar las pruebas y el tratamiento necesario.