¿Tener hijos fortalecerá o arruinará tu relación? La ciencia responde

Diversas investigaciones han revelado que tener hijos no siempre es tan maravilloso, pues puede ocasionar fuertes crisis en la relación.

Matthew D. Johnson,  profesor de psicología y director del Marriage and Family Studies Laboratory de Binghamton University, realizó un estudio en el que comparó parejas con y sin hijos.

También puede interesarte: SI PIENSAS TENER HIJOS POR ALGUNA DE ESTAS RAZONES, MEJOR NO LO HAGAS

Ahí encontraron que la disminución de la satisfacción de una pareja con hijos es casi del doble en comparación con aquellas que no los tienen.

También descubrieron que los impactos negativos aumentan cuando se trata de embarazos no planeados.

Lo curioso es que, aunque pareciera que la felicidad disminuye, la probabilidad de divorcio o separación también es menor.

En ocasiones las parejas piensan que tener un bebé aumentará la cercanía entre ellos, pero estudios han comprobado que realmente ocurre lo contrario.

La llegada de un bebé a un hogar cambia por completo la dinámica de vida de los padres. La energía, tiempo e interés se centran en el cuidado de los hijos.

Estos cambios son los que suele traer problemas a las parejas, pues incluso sus roles cambian, de esposos o amantes a padres.

¿QUién resulta el más afectado ante estos cambios?

Aunque se trate de una pareja en la que ambos trabajan y comparten las cargas económicas y tareas domésticas, las madres suelen ser las más afectadas con los cambios que un bebé trae.

Las nuevas madres suelen aislarse y desconectarse de amigos, colegas y actividades que antes disfrutaban solas. Estos cambios pueden llevarlas incluso a padecer algún síntoma de depresión.

Cuando logró superarse la crisis de la llegada de los hijos y el distanciamiento entre la pareja, llega otro temido momento para casi todos: cuando estos crecen y dejan su hogar.

Los estudios han revelado también que muchos matrimonios mejoran cuando los hijos se van, pues vuelven a tener más tiempo para ellos.

Sin embargo, existen otros casos en los que se dan cuenta que ya no tienen cosas en común ni nada que los mantenga unidos.

Actualmente son pocas las mujeres cuyo objetivo sea dedicarse al hogar, por lo que al planear en desarrollarse profesionalmente y pensar en estos posibles conflictos, cada vez menos parejas desean tener hijos.

Aun así, pese al panorama tan desalentador que en ocasiones parece, los investigadores han asegurado también que las terapias de pareja son una excelente opción para tratar la depresión y los problemas maritales.

Además, otra ventaja con la que se cuenta actualmente, es toda la información que podemos encontrar en línea sobre el cuidado de los hijos y la relación de pareja; incluso existen cursos que pueden guiarnos en este complicado trabajo.